augusto

Recientemente National Geographic ha publicado una guía de Roma con mis imágenes. Fotografié una buena cantidad de estatuas, algunas con más de dos mil años de antiguedad, todas grises o en marmol blanco y sin más atractivo que su perfecta ejecución, pero huérfanas de colorido. Por suerte, desde el domingo pasado, cambió mi visión gracias a que el Taller de restauración y bellas artes MV ARTE se ha embarcado en un ambicioso proyecto: investigar como era el oficio de pintor y policromista en la antiguedad grecoromana.

_MGD5300

El color hace un par de milenios era un lenguaje en sí mismo e influía en las vidas, la legislación y la sociedad. Los tonos vistosos los usaban las personas que podían permitirse pagar los costosos tintes importados de ultramar. El pueblo vestía en ocres y marrones mientras que los azules, dorados o púrpuras teñían las ricas sedas que solo el emperador podía exhibir. Imitarle se consideraba como una conspiración pero los colores impregnaban las calles, los anuncios publicitarios, los templos y las estatuas.

_MGD5321Aprovechando el bimilenario de la muerte del emperador de Augusto es posible ver con motivo de la XVI edición de TarracoViva una reproducción de la estatua del emperador con sus colores originales. Lo mejor no solo es esta oportunidad, sino la increíble representación, con más de un centenar de extras, que explica el reinado de Augusto en el recinto ferial del Palacio de Congresos de Tarragona.

“Augusto, el poder de la máscara” es de visionado obligado, junto con los desfiles de romanos, las luchas de gladiadores y los cientos de representaciones y eventos que se celebrarán hasta el domingo 25 de mayo. Si puedes acercarte a Tarragona este mes de mayo, no te arrepentirás.

_1150716-int