CON LA COMPETENCIA HEMOS TOPADO, TONI
Perdonen que no facilite nombres, pero esta entrada es solo una pequeña parábola que ilustra lo que está sucediendo en muchos periódicos y revistas. Por ello, en lugar de culpabilizar públicamente a los protagonistas, me conformo con relatar unos hechos que cada vez son menos esporádicos. Si alguien lo desea, no le costará demasiado encontrar documentación en internet sobre la anécdota que narraré a continuación.

Pues, señor, del 29 al 31 de mayo se celebró la primera Copa Mundial de Remo en Banyoles, el paraíso donde habito. Los dos primeros días no pude asistir porque tenía compromisos, pero ayer domingo recuperé mi Hasselblad X-Pan con unos cuantos rollos de película, una pequeña Lumix digital, y salí a tomar algunas fotos del ambiente en el lago.

Convenientemente acreditado me acerqué al grupo de fotógrafos especializados en eventos deportivos que, super-teleobjetivo en mano, seguían las incidencias del evento. Con uno de ellos, Toni, un fotógrafo de Girona, tuvimos la habitual conversación entre reporteros que se estila ahora: lo mucho que han bajado los precios y los encargos. Luego lo dejé ocupado siguiendo las evoluciones del equipo polaco hasta que me encontré, mezclado entre los demás fotógrafos, a mi vecino.

Mi vecino es de profesión economista. Es asesor fiscal y se dedica, al máximo nivel, a la defensa de la pequeña y mediana empresa. Al verme me hizo la típica broma: “Aquí estoy, haciéndote la competencia…”. Yo correspondí su comentario con otra: “Bueno, pues aquí me tienes, con un montón de empresas que necesitan ayuda, a mis espaldas”.

-“Cuesta cada vez más alimentar a las pequeñas empresas” – me contestó, con el semblante más serio. Nuestra charla derivó entonces por derroteros económicos… hasta que nos interrumpió un periodista de uno de los dos diarios comarcales que se venden en Girona. “Perdona –me dijo- Tengo que hablar con él”.

Dirigiéndose sin más dilación al asesor de pequeñas y medianas empresas, le preguntó: “¿Me podrías pasar las fotos de Nuria Domínguez, la remera española?”. Y mi vecino le contestó que sí.

Entonces, recordando los pésimos tiempos que mi colega, el fotógrafo profesional, había comentado que estaba pasando, le dije al periodista: “Allí tienes a Toni, un reportero con mucha experiencia que, si quieres, te puede hacer llegar buenas fotos de Nuria. Además lleva un equipo más adecuado para obtener primeros planos a tanta distancia”. Pensé que le hacía un favor asesorándole, lo mismo que hace mi vecino cuando trabaja de lo suyo. Pero estaba equivocado.

-“¡No! – me contestó el periodista- Tendríamos que pagarlas y no están los tiempos para estas cosas…”

Bueno, pues así está la fotografía en Girona (os remito a mi entrada sobre las fotos publicitarias de la Costa Brava: “Playas Tropicales en Catalunya” si queréis ver otro ejemplo)… y así está la fotografía en tantos sitios. Lo lamentable es que, Girona, posee una de las rentas per cápita más elevadas del Estado Español.

No acabo de entender la manera que tiene mi vecino de defender a las pequeñas y medianas empresas. Tampoco creo que Toni, que es una pequeña empresa en sí mismo, aplauda la actitud de su valedor. Una persona que le representa ante los poderes económicos del Estado. Cuando la competencia proviene de nuestros propios asesores, el futuro no pinta precisamente bien.

Tampoco he podido resistir la tentación de mostrar las fotografías que publica hoy este periódico comarcal. Observen la calidad, la cercanía… son unas excelentes fotos de deportistas en acción de un evento que no era moco de pavo: la Primera Copa del Mundo. Luego pierden lectores, y no saben por qué…

(Perdonen que no firme las fotos. No están tomadas por fotógrafos profesionales y, además, mi asesor fiscal dice que no se debe dar pistas de trabajos no declarados al Ministerio de Hacienda. Sobretodo si el fotógrafo es asesor fiscal)