CHAPUZAS GRÁFICAS

PhotoShop, como es sabido, se usa frecuentemente para alisar arrugas o, al contrario, para redondear curvas, como fue el caso de los pechos que aparecen en la promoción de la película “King Arthur“. También con fines políticos hay quien echa mano del programa. Tras la carnicería de Gaza, que tantos votos dio a la ultra derecha, pasadas las últimas elecciones el nuevo Ejecutivo israelí cuenta con dos mujeres entre sus filas. Pero parte de los habitantes del país no podrán verlas. Leo en La Vanguardia que dos diarios ultra ortodoxos decidieron hacer uso de PhotoShop y borrar de la foto a las ministras. El Yated Neeman cambió las figuras de las dos mujeres –Limor Livnat y Sofa Landver– por la de dos colegas masculinos. El semanario Shaa Tova simplemente las eliminó y dejó los huecos.

Esta noticia, reciente de principios de este mes, conduce a una reflexión. ¿Conocéis casos flagrantes de mal uso de PhotoShop? Algunos me vienen a la cabeza a bote pronto.

Para empezar, la chapuza de fotografía difundida por la agencia estatal EFE durante el gobierno conservador de José María Aznar. Alguien decidió que la hermana de Miguel Ángel Blanco, concejal del Partido Popular asesinado a sangre fría por ETA, debía estar más cerca del entonces ministro del Interior Ángel Acebes. Descubierta la manipulación -naturalmente por la prensa opositora- no hubo dimisiones en EFE, dirigida por Miguel Ángel Rodríguez.

“Dimisión” es una palabra desconocida para la mayoría de los políticos españoles. Prefieren hacer mutis por el foro. El tiempo lo cura todo y así nos va.

Photoshop fue también la herramienta responsable del despido de Brian Walski, un colaborador de Los Angeles Times que retocó burdamente una fotografía tomada durante la segunda invasión norteamericana en Irak para enfatizar su contenido. Una vez “mejorada” la envió al periódico sin avisar de la manipulación.



Aunque muchos fotógrafos aceptaron este despido y lo relacionaron con una falta profesional grave, otros apoyaron abiertamente a Walski. Así, Pedro Meyer, un profesional que también es un referente en el mundo de la imagen digital, escribió en su blog:

“Opinamos que el fotógrafo Brian Walski ha sido despedido injustificadamente del Los Ángeles Times. Parece que el diario no entiende por completo que el CONTENIDO de la imagen que él envió no estaba alterado en su esencia, a pesar de que se hayan combinado dos imágenes consecutivas.

El problema que acarrean las acciones de la organización periodística del Los Ángeles Times es que utilizan este tipo de medidas para encubrir lo que es en realidad un tema mucho mas de fondo, particularmente en lo que respecta a esta guerra, y que se refiere a la total renuncia a su responsabilidad de llevar al público cualquier otra noticia que no vaya de acuerdo a los deseos del Pentágono o la Casa Blanca.

No vi en la primera plana del Los Angeles Times de hoy ninguna foto de los niños iraquíes que murieron por las bombas estadounidenses y del hecho de que la Cruz Roja Internacional haya denunciado las atrocidades cometidas por las bombas norteamericanas caídas en una población rural, habitada sólo por civiles en la ciudad de Hindiya. Eso, a mi parecer es lo que es la verdadera omisión del contenido y de los hechos.

En cambio, despiden a alguien por realizar un trabajo profesional para lograr una mejor imagen, del mismo modo en que cualquiera de sus periodistas pule un texto para su mejor y más pronta lectura. ¿Porqué ha de impedirse a un fotógrafo hacer exactamente lo mismo que otros profesionales hacen a diario, mientras no se distorsione la información?”.
A pesar del criterio de Los Angeles Times o de la agencia Reuters, que también en el año 2006 despidió al fotógrafo libanés Adnan Hajj por transmitir imágenes en las que dramatizó ataques israelíes, numerosos medios informativos manipulan las fotografías con impunidad. ¿Conocéis algún caso reciente?. Se agradecen testimonios y opiniones…