GATO POR LIEBRE
La Escala (Costa Brava) – Imagen de Tino Soriano, fotógrafo residente en Girona, ofrecida graciosamente al gobierno de los Estados Unidos para que promocionen las playas de Hawai.

Os adjunto una noticia aparecida en La Vanguardia de Barcelona, por si os apetece opinar sobre ella. Da mucho que pensar sobre cómo se valora la fotografía en la provincia de Girona. Aunque Dolors Batallé es la responsable del Patronato, el antiguo gerente todavía con cargo, Francesc López, no se distinguía precisamente por su amor a las fotografías de calidad.
Que la noticia saltara a la prensa con tanto retraso huele un poco a “vendetta”. También que el nombre de Batallé se repita contínuamente en el artículo desprende un cierto tufillo a carga submarina, quizás proveniente de alguien ha quien le quieren mover de la silla tras muchos años ocupándola. En fin, guerras políticas internas, y escasez de fotos en el archivo en el patronato de turismo con mayor presupuesto de España.

El Patronat de Turisme Costa Brava promociona el litoral de Girona con una imagen de Bahamas
El Patronat admite que se trató el color de la foto para que “se viera que podía ser una de nuestras playas”

Dónde comienza la Costa Brava? ¿Dónde comienza el Pirineo de Girona? A decir por la fotografía que aparece junto a estas preguntas a modo de eslogan, en una campaña publicitaria puesta en marcha recientemente por el Patronat de Turisme Costa Brava Girona, la Costa Brava empieza en la Bahamas.

Y es que la imagen, en la que se ve a una joven al borde del agua en una soleada y solitaria playa, que aparece en esta promoción, no corresponde a ningún rincón de la reconocida Costa Brava, que precisamente este año cumple 100 años desde su bautizo como destino turístico. Se trata de una fotografía de una playa tropical cuyo autor, el fotógrafo George Shelley, incluye en un portafolio que titula Los mejores lugares de estilo de vida tropical y que comercializa la agencia internacional Getty Images. Respecto a la foto en la que se vea un montañero caminando por la nieve, expertos consultados por La Vanguardia expresan sus dudas de que se trate del Pirineo de Girona. Esta promoción turística, en la que se dice a los posibles clientes que “la espuma de las olas” de la Costa Brava y la “nieve de las montañas” del Pirineo son “la misma agua blanca”, y que en este paisaje “aun te quedan muchas cosas por descubrir”, comenzó a ser difundida a principios del pasado mes de enero por el Patronat, un organismo mixto (público y privado) nacido con el objetivo de la promocionar turísticamente las marcas Costa Brava y Pirineu de Girona en los diferentes mercados emisores. Su intención es la de “relacionar más la Costa Brava con el Pirineo”, ofrecer una imagen renovada con relación a anteriores campañas turísticas y ser una campaña “distinta de la que llevamos a cabo con motivo de la celebración del centenario”, según la directora del Patronat de Turisme, Dolors Batallé.

La idea es “mezclar los conceptos para decir que tenemos todo esto y en el fondo todo tiene una continuidad“. Al intentar justificar por qué se había utilizado para esta campaña una imagen de una playa tropical, Batallé explicó que “lo que buscábamos era el concepto“. Lo que se quería trasmitir, según ella, era la conexión entre la Costa Brava, las comarcas del interior de Girona y el Pirineo “a través de las pisadas en la arena o en la nieve“, pero que en el momento de hacer esta publicidad “no disponíamos de las imágenes adecuadas con la calidad suficiente“. Batallé insiste en señalar que las fotos se utilizaron “más conceptualmente” y admite que “incluso se llegó a hacer un tratamiento en el color de la arena (más claro en la imagen original) para que se viera que podía ser, no ya una cala, pero sí una de nuestras playas largas“.

La directora del Patronat reconoce ser “conscientes” de lo que hacían y que se le pidió a los encargados retocar la foto para “buscar algo más nuestro”. Batallé añade que, en aquel momento, “y con la premura que era necesario hacerlo, nos pareció que no traicionábamos en absoluto el espíritu y la promoción de la Costa Brava, que es lo que nos interesa“. Batallé aseguró que detrás de esta promoción “no está ni la voluntad de mentir, ni de traicionar ni de pensar que las Bahamas son mejor que la Costa Brava y hacer pasar una imagen suya por una de aquí“, sino que simplemente se ha buscado “una imagen que evoque el vínculo entre una cosa y otra”.

Batallé se mostró convencida de que nadie que vea este anuncio y elija la Costa Brava para sus vacaciones “pueda sentirse engañada” y aseguró que “sería una interpretación malévola” el pensar que con este cambio de imágenes se pretende ocultar una Costa Brava que pueda ser vista como un destino turístico degradado por posibles clientes. Al ser consultada por La Vanguardia sobre si la otra foto correspondía o no al Pirineo de Girona, la directora del Patronat dijo que “no puedo contestar ahora de donde es la foto, porque la importancia no está en si son o no los Pirineos, sino qué los representa, como la otra lo hace con la Costa Brava“.

La imagen (y éste es un añadido mio) también corresponde a un lugar bastante alejado de la Península Ibérica. Empieza por “E” y acaba por “e”. Es una isla y el fotógrafo que la tomó, en el Ártico canadiense, se llama John Dunn.
Finalmente, a pesar del rebomborio de la campaña anterior, por tercera vez el Patronat de Turisme volvió a tropezar con la misma piedra. Para la nueva imagen de la Costa Brava, coincidente con el Forum-Gastronòmic-2009, se usó, en esta ocasión, una foto perteneciente a la colección “Jacobs Stock Photography” tomada en la playa de la ciudad de Perth, al oeste de Australia. Es decir, a 14.141 kilómetros, metro más, metro menos, de distancia de la Costa Brava, a la que se pretende representar con la imagen.
Los fotógrafos de Girona estamos encantados… ¿o debería decir mosqueados?